contacto: vanealmada@gmail.com | FB: Vanesa Almada Noguerón

*Las obras aquí compartidas precedidas por el símbolo corresponden a la propiedad intelectual de la autora y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright*

sábado, 21 de noviembre de 2015

★en la Biblioteca de las Grandes Naciones



Muy pronto vendré por estas y otras redes con novedades grandiosas.
Por ahora, les comparto esta nueva sonrisa en mi boca:
La Biblioteca de las Grandes Naciones, del País Vasco, ha publicado una selección de poemas de mi autoría en forma virtual, adelanto de lo que será un futurísimo poemario todavía en proceso de edición… ¡Qué bueno!
Acá abajo nomás podrán leer lo que escribí como introducción para el prólogo de este formato (co-producido éste con Xabier Susperregi), y dándole click a la imagen accederán directamente a dicha selección.


¡Más que agradecida por esta buena noticia!



"Me preguntan acerca de alguna anécdota cualquiera relacionada con la literatura (uf, eso). Me piden que la narre o la comente, y yo, simplemente, puedo pensar en una tromba, o en un montón de juncos sobre la orilla de un desierto que se empujan convenientemente unos a otros. Es un ritual. Como también es un ritual perdernos cada vez que nos preguntan cuál es el camino a casa.
Una vez dije que en la escritura se busca y se encuentra todo. Cierto es, aunque quizás obvié decir (¿evité?) que dentro de esa búsqueda estamos vivos, que nuestros cuerpos son libros -de literatura- y que hay una llama cerca siempre a punto de incendiarnos, siempre a punto de reclamarnos con un tridente en la mano todos los qués y los porqués.
Y es verdad que podría hablar de Cortázar o de Sartre; de Breton o de Girondo. Es verdad que podría celebrar tal o cual obra o que podría sencillamente citar con comillas, pero no. Prefiero hablar de esto, de este juego incompleto de niños, que tal vez urge más, o que tal vez arde también, sí, pero que nunca llega a prescribirse genuinamente.
En cualquier caso, pienso que la literatura (nuestro contacto con ella, con su mundo de excesos y pasiones, con su leer y su escribir) tiene un progreso involuntario y un ciclo que cumplir; canta un mantra prendido fuego que estamos constantemente percibiendo desde afuera y que – esto también ya lo he dicho - es el monstruo que nos está por atrapar siempre. Es el otro en forma de cosa, de viaje, de libro, de amante.

Lo mismo da si me sale de este todo alguna anécdota, pues ahora sólo puedo pensar en una tromba. Ya viene."








No hay comentarios.:

Publicar un comentario