| Las obras aquí compartidas corresponden a la propiedad intelectual de los autores y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright |

sábado, 31 de diciembre de 2016

¡Feliz 2017!





Uno de los calificados deseos para este 2017 que ya casi llega: Seamos siempre un poco más posibles, más escandalosos, más incandescentes y más libres.
¡Felicidades!


Ante todo hay que comenzar por liberar la palabra (…). Es necesario que la palabra se pliegue a lo maravilloso, a lo imprevisto, como las ropas al cuerpo de Ofelia (…). Que la poesía tome su forma con la misma radiante velocidad del fuego o del océano. Que devore los materiales vivos de la realidad, reposando sólo en el poder incantatorio del lenguaje librado a sí mismo y, por primera vez, en libertad.


Enrique Molina, en A partir de cero, N°1 (Buenos Aires, noviembre de 1952).




miércoles, 28 de diciembre de 2016

cumpleaños de manuel




Es difícil acordarse de todo, ella tenía de quince para dieciséis años, él si habla mucho de ese tema le viene la gana de ir a verla (…). Es que fueron muchas noches que pasaron noviando, qué joder, paseaban primero por la plaza, después todas las casas del pueblo, paseaban, de veras, es cierto que paseaban. Después se quedaban en el jardín de ella, bien oscuro, bien apretaditos, hasta que se hacía tarde. Al irse él se daba vuelta por la calle y miraba la ventana de ella, estaba como siempre, despidiéndose con la mano, hasta que él doblaba por la calle de los árboles aquellos bien altos, más altos todavía que él, bastante más altos que él.



Manuel Puig; Sangre de amor correspondido (fragmento), 1982.







martes, 20 de diciembre de 2016

no alcanza el lenguaje




Millones de gracias a todo el equipo del Ciclo Arte sin Aduanas, por la calidez y la hermosa energía de siempre!











lunes, 12 de diciembre de 2016

★ella no pero ella sí





metidas en una lámpara
de la que no sale nunca ningún genio
- ningún excedente cíclico -
aunque la froten o aunque la rompan

en la otra punta del jardín se puede bajar a ver la espuma
de los que viven
de los que visten y bautizan galerías enteras
con nombres de cuevas

en eso estamos cuando nos vienen la risa convulsa y el aturdimiento
mostramos en las caras el escándalo que nos produce
la deformidad del suelo contra la piel

alguien soporta nuestro lenguaje
y hace más marcas en las paredes;
del aceite que sobra se pueden usar las partes
menos infectadas


la lámpara
(como toda lámpara)
cae

ellas se frotan:

se rompen






sábado, 10 de diciembre de 2016

un día como hoy nacían #Clarice y #Emily




Incluso sin ser actriz ni haber pertenecido al teatro griego, uso una máscara. Aquella misma que en los partos de adolescencia se elige para no quedar desnudo por el resto de la lucha. No, no es que se haga mal en dejar el propio rostro expuesto a la sensibilidad. Pero es que ese rostro que estaba desnudo podría, al herirse, cerrarse sólo en súbita máscara involuntaria y terrible. Es, pues, menos peligroso elegir sólo ser una persona. Elegir la propia máscara es el primer gesto humano voluntario. Y solitario. Pero cuando finalmente fija la máscara a aquello que se eligió para representarse y representar el mundo, el cuerpo gana una nueva firmeza, la cabeza se yergue altiva como la de quien superó un obstáculo. La persona es.

Clarice Lispector; Revelación de un mundo, 1984.
                                
                                                    ……………………………………………………

Si leo un libro y hace que mi cuerpo entero se sienta tan frío que no hay fuego que lo pueda calentar, sé que eso es poesía. Si físicamente me siento como si me levantasen la tapa de los sesos, sé que eso es poesía. Esta es la única manera que tengo de saberlo. ¿Acaso hay alguna otra?


Emily Dickinson (1830 – 1886)



jueves, 8 de diciembre de 2016

★SEA Revista Digital




¡Miren qué Lujo! Primera Edición de la Revista Digital de la SEA, en la que participaron Ricardo Piglia, Luis Gusmán, Griselda García y Carlos Cartolano, entre otros grandes escritores argentinos. Y por ahí, entre los textos invaluables toda esta gente hermosa, un poema mío. Una cosa de locos.

(Click en la imagen para redirigir)

 SEA Revista Digital




miércoles, 30 de noviembre de 2016

#leer_juntos_otra_vez



Durante el fin de semana, en una jornada de arte,  junto al poeta y amigo Gastón Sequeira (quien hoy, por cierto, está cumpliendo años!) 






lunes, 21 de noviembre de 2016

★quemar lo que se escribe





Anhelo el amor que está vivo, lo que es imposible o ambiguo. Temo saber exactamente cuáles son mis limitaciones.
R.M*





voy a quedarme sentada encima de este espacio entre las letras
o en cuclillas sobre un banco de uvas secas
(vicio copiado de un sueño o
de un cuadro de Magritte)

quedarse,  que es lo mismo que irse
sin haberse tomado el tiempo de perfeccionar un arreglo de escape

el espacio que resiste todo el peso de los cuerpos no es distinto
a otra resma blanca de vapores y barrotes
gastados o arrancados

Esta sombrilla es impermeable a todas las notas que llevo escritas.
No llueve, pero da lo mismo.







*René Magritte (Bélgica, 21 de noviembre de 1898 – 15 de agosto de 1967). Conocido por sus ingeniosas y provocativas imágenes, pretendía con su trabajo cambiar la percepción pre-condicionada de la realidad y forzar al observador a hacerse hipersensitivo a su entorno. Magritte dotó al surrealismo de una carga conceptual basada en el juego de imágenes ambiguas (duplicaciones, ausencias, subversión de los valores ópticos) y su significado denotado a través de las palabras, poniendo en cuestión la relación entre el objeto pintado y el real. Obras destacadas: Les amants (1928), Ceci n’est pas une pipe (1929), Golconde (1953) y Le Fils de l’Homme (1964), entre otras.



ph: timebomb.raw





miércoles, 9 de noviembre de 2016

★el agua que pasa debajo del puente




mientras tanto vuela polvo de escombros que
ensucia álbumes de fotos y zapatos,

y alguien pregunta por sinónimos del verbo volar;

la idiosincrasia de ese torrente que nos arrastra
no alcanza;
tampoco la línea de puntos
encima del papel vacío,
ni este olor a vainilla en las manos
que nos aviva el bovarismo*
o nos descifra







*Estado de insatisfacción crónica de una persona, producido por el contraste entre sus aspiraciones o deseos y la realidad que la circunscribe y frustra. El término refiere a la figura de Emma Bovary, personaje emblemático de la novela de Gustave Flaubert (1821-1880), que se ha convertido en un estereotipo de la insatisfacción conyugal. Madame Bovary (1856)  describe con increíble agudeza literaria una mirada juiciosa y analítica sobre la alta sociedad francesa del siglo XIX, y representa para el canon académico un punto de referencia clave entre el llamado “romanticismo tardío” y el incipiente movimiento realista.




miércoles, 2 de noviembre de 2016

Adélia



Impresionista

En una ocasión,
mi padre pintó toda la casa
de anaranjado brillante.
Por mucho tiempo habitamos
en una casa,
como él  mismo decía,
constantemente amaneciendo.


Impressionista

Uma ocasiäo,
meu pai pintou a casa toda
de alaranjado brilhante.
Por muito tempo moramos
numa casa,
como ele mesmo dizia,
constantemente amanhecendo.



Adélia Prado (Divinópolis, Brasil, 1935)






soleil levant (Claude Monet, 1872)



miércoles, 26 de octubre de 2016

Parte de la mediatarde






Ropa que se seca al viento
en un piso 23
mientras toda la cuadra
va tomando de forma gradual
el color gris de las nubes.

Parece ilógico
que detrás de esos vidrios
haya gente viviendo.





Gustavo Yuste, en Tendido Eléctrico (Objeto Editorial, 2016).








Gustavo Yuste (Buenos Aires, 1992). Periodista, escritor. Co-fundador y editor general de la revista digital La Primera Piedra. Estudió Ciencias de Comunicación en la UBA. Publicó Obsolescencia Programada (Eloísa Cartonera, 2015) y Tendido Eléctrico (Objeto editorial, 2016).




domingo, 23 de octubre de 2016

★escape en convoy




vuelve esa puerta a querer viajarnos el adentro y el afuera
el viento no alcanza nunca
ni para cerrarla ni para abrirla
ni para espesarle el cuerpo
ni para apedrearla

rojo el cielo de ese cielo hueco
el blanco de ese guante envuelto en manos
como roja la causa de toda fuga
de todo desplazarse

vuelve esa puerta a querer irnos
amontonarnos a los costados de los trenes
gritando andenes, pasajeros, vías férreas
donde aplastarnos el rojo de la impaciencia
los fuelles

de las últimas monedas vírgenes





viernes, 14 de octubre de 2016

¿Cómo se escribe?




Cuando no estoy escribiendo, yo simplemente no sé cómo se escribe. Y si no sonara infantil y falsa esta pregunta que es de las más sinceras, yo elegiría a un amigo escritor y le preguntaría: ¿cómo se escribe?
Porque, realmente, ¿cómo se escribe? ¿qué se dice? ¿cómo se dice? Y ¿cómo se empieza? Y ¿qué se hace con el papel en blanco que nos enfrenta tranquilo?

Sé que la respuesta, por más que intrigue, es esta única: escribiendo. Soy la persona que más se sorprende al escribir. Y todavía no me habitué a que me llamen escritora. Porque, salvo las horas en que escribo, no sé en absoluto escribir. ¿Será que escribir no es un oficio? ¿No hay aprendizaje, entonces? ¿Qué es? Sólo me consideraré escritora el día en que yo diga: sé cómo se escribe.



Clarice Lispector





sábado, 8 de octubre de 2016

★gorgojos





Un perro que ladra y un gancho oxidado
que cuelga poliéster barato de manchas verdosas.
Una radio encendida escupiendo boleros
y dos sillas de mimbre aguantando la respiración

dos cuerpos que se gritan
que se paren
que se llueven
que se quedan más cerca

Se enhebran en la furia orgásmica de una alfombra rota,
acostumbrados los codos a tanta sequedad
y los torsos a tanta humedad.
Más ojales de botones arrancados
lloran sus camisas en el suelo
y otras arañas – o acaso las mismas de siempre-
escalan los espacios vacios del modular.

Acariciadas en el tufo vicioso de octubre
las masas aceitadas
siguen sangrando réquiems de espasmos.
Se enredan,
como gorgojos en fideos,
en sudores orgiásticos,
y se arrastran las manos por las carnes
desiertas de piel y de género,
abiertos los poros
y cosidas las venas con vientres que se aplastan
que se tuercen
que se espejan
que se apilan cerca










martes, 4 de octubre de 2016

VIII Festival de Poesía Joven - La Juntada - San Telmo




Sólo tengo agradecimientos inmensos para con quienes hacen que esta Juntada hermosa sea posible.
Feliz por haber podido estar presente, conocer gente tan talentosa y humanamente admirable, presentar mi libro, atravesar un poco la cultura santelmeña (¿está bien este gentilicio?) y traerme para Mar del Plata únicos e irrepetibles recuerdos (tan poéticos, por cierto).

Gracias, gracias, gracias (especiales para mi editor: Nicolás Antonioli)



ph: Laura Cófreces













sábado, 1 de octubre de 2016

★exit




en este sueño siempre hay un pájaro que me deconstruye
me arrastra con su porción de canto
a un caos nuevo
a un muro encefálico no verbal no mítico
ensangrentado de otros muros
de otros bloques de muros ciegos
envenenados o envueltos en el espanto

escribo;
en este sueño no alcanza el lenguaje porque las señas
-         igual que los llantos –
pueden durar muchos años

escribo con los pedazos que van dejando las palabras de otros;
busco el ovillo del hilo que va a salvarme del monstruo
busco el monstruo que sigue asesinando el fondo del costurero
/escribo/
en este sueño de caos tóxico
/escribo pero no alcanza/
(escribo
mientras un pájaro canta)





imagen: Sofía Tressarrieu


miércoles, 28 de septiembre de 2016

medio siglo sin #andré




la poesía se hace en los bosques
tiene todo el espacio que necesita (…)
tiene todo el tiempo para ella
el abrazo poético como el abrazo carnal
mientras dura
prohíbe toda caída en la miseria del mundo

                      ---------------------------------

la poésie se fait dans les bois
elle a l’espace qu’il lui faut (…)
elle a tout le temps devant elle
l’étreinte poétique comme l’étreinte de chair
tant qu’elle dure
défend toute échappée sur la misère du monde


André Breton, 1948.








martes, 27 de septiembre de 2016

★canal 33



sudan los jarrones y bailan sobre un jardín de cáscaras;
más pozos se rompen en mil venas
mojan de vértigo el lustre de los zapatos
llegan a latirnos el suelo
afilar los orígenes póstumos
y se abren
(se aparean
se repiten)
sobran los agujeros
o no alcanzan las manos;
correr a buscarnos:
alguna vez podremos soportar el viento
sin tener que cerrar los ojos;
y mientras la caja enferme
otros buscarán un espacio donde esconder los síntomas
donde gritar sin gargantas
con un papel quemado entre los dientes;
correr a buscarnos:
sólo bebiendo ese fuego

se puede calmar la sed de estas piernas


*de Jaula Nido Tetraedro (fragmento)




#enelaire con Daniela Tomé y Rodrigo Alonso (¡Gracias!)



jueves, 15 de septiembre de 2016

#manuel




Es curioso que uno no pueda estar sin encariñarse con algo. Es como si la mente segregara sentimiento sin parar, lo mismo que el estómago segrega jugo para digerir. Se parece a una canilla mal cerrada, y esas gotas van cayendo sobre cualquier cosa, no se las puede atajar.


  Manuel Puig


sábado, 10 de septiembre de 2016

★jaula nido tetraedro (fragmento)*



I


adentro de la caja
se tuercen los gritos de las flores secas;
ramos ficticios sangran por una herida incompleta
hartos de cuerpos sin huesos,
de sed y de hambre;
manojos de esponjas nos abrazan,
sorben los puentes que nos trasladan de un rostro a otro
(de un nido embrionario a otro);
ahora es cuando el telón siente la caída,
ahora es cuando realmente vemos
por los huecos que nos van dejando las ropas descosidas
y las puntas de los dedos,
por las puertas vírgenes de los roperos
y no por los ojos;
vienen los gritos desnudos de bestias y de idiomas;
vienen los gritos como vienen los golpes en los muebles de los bastones
y los ojos en blanco;
vienen los gritos
-y en esa confusión se puede entorpecer
casi cualquier ceguera-



*2º mención Concurso García Lorca de Poesía 2016

(Homenaje en el 80º aniversario de su muerte)





imagen: aves de jaula




domingo, 4 de septiembre de 2016

texto surrealista



El mundo físico todavía está allí. Es el parapeto del yo el que mira y sobre el cual ha quedado un pez color ocre rojizo, un pez hecho de aire seco, de una coagulación de agua que refluye.
Pero algo sucedió de golpe.
Nació una arborescencia quebradiza, con reflejos de frentes gastados, y algo como un ombligo perfecto, pero vago, y que tenía el color de sangre aguada y por delante era una granada que derramaba también sangre mezclada con agua, que derramaba sangre cuyas líneas colgaban; y esas líneas, círculos de senos trazados en la sangre del cerebro.
(…) Y en los frontones de las columnas, soles habían quedado aprisionados al azar, soles sostenidos por chorros de aire como si fueran huevos, y mi frente separaba esas columnas, y el aire en copos y los espejos de soles y las espiras nacientes, hacia la línea preciosa de los senos, y el hueco del ombligo, y el vientre que faltaba.
                      


Antonin Artaud (Marsella, 04/09/1896 – París, 04/03/1948) - “Texto surrealista” (fragmento). Publicado en La Révolution Surréaliste, Nº2, 1925.


martes, 30 de agosto de 2016

La Pregunta






Si no se sabe la respuesta, entonces
está bien preguntar por la pregunta preguntar
por la pregunta  /  si no, entonces
está bien si no se sabe preguntar cuál fue
cuál es cuál será entonces está bien preguntar
si no se sabe la pregunta  /  está bien la respuesta
si no se sabe / la respuesta es la pregunta
se sabe si no se sabe / la respuesta
es preguntar por la pregunta



Fabián Iriarte (de El punto suspensivo, 2014)






Fabián Iriarte (Laprida, 1963). Doctorado en Humanidades en la Universidad de Texas. Enseña Literatura Comparada en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Entre sus libros de poesía se cuentan: La mudanza (2009), Devoción por el azar (2010), Cuentas por saldar (2010), Las confesiones (2012), Litmus Test (2013), El punto suspensivo (2014) y Las causas del desconcierto (2016).




sábado, 27 de agosto de 2016

★suddenly




es que lo que yo quiero es salvarte, es eso.
hacer de tu miedo un vuelco
una fuente de cera ardida gastada en los centros y en las malas culpas
un globo embutido abandonado en un tapiz de púas;

puedo aguantar el peso de cada una de nuestras conciencias:
y es que lo que yo quiero
es contagiarme otro minuto de huracán en las manos
decirte algo que se pueda entender
como un fragmento
como un termómetro que inverna entre las piernas
mientras se rompe la piel
mientras buscamos el vaso de virtud
abierto de sed sobre la mesa

esta ciudad es insoportable
en todos sus cuerpos y en todas sus furias
en todos sus vicios
(sus enfermos hábitos)

sigue narrando sombras este sol sicario
sangrando la luz y el fuego;
siempre vendrá el falso espejo que forma con el guiño del asfalto
a mendigarnos nuevos pactos,
inéditos ojos con qué mirarnos el óxido de los candados

se abre la puerta y se escapa ya
la opacidad de las paredes
el monstruo de laberinto que antes manchaba los cuartos

se abre la puerta ya
y corremos
tan de repente se hunden los años que nos proscribieron
tanta es la prueba exigida;
y es que anunciamos
(coexistimos)
y es que lo que yo quiero es salvarte,

es eso.