| Las obras aquí compartidas corresponden a la propiedad intelectual de los autores y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright |

jueves, 29 de octubre de 2015

dactilógrafo



yo tuve un libro del que podía leer
veinticinco centímetros por noche
y después del libro la noche se espesaba
y yo quería pensar en cómo sería eso
de no ser
de caer como piedra en un pozo



Mario Benedetti. “Dactilógrafo” (fragmento), en Poemas de la oficina, 1956.

-click en la imagen para oír el texto completo recitado-










sábado, 10 de octubre de 2015

★baldes de ojos*




para hablarnos de naufragios nos hace falta por lo menos un charco,
mejillas pintadas de piel de anfibio,
cutis de caucho y dos paraguas huérfanos

de vez en cuando vienen los soles a calcinar mártires
aguanta el cuerpo la ofensa
arde

aunque es de esperar que insista

nos gusta el golpe mustio y volátil de Sodoma y de Gomorra
nos gusta el tóxico
el exceso

vaciarnos los baldes de ojos en el reverso de los bolsillos
humectar los techos y regar los patios

nos gusta el hielo en las plantas cuando amanece
el vicio
el vidrio apedazado en la puerta de la casa

y la calma nos cubre siempre la segunda mitad del cuerpo
nos arqueamos
volvemos siempre al muelle desde donde huimos por primera vez
rodamos
dejamos que el margen abierto de la lata nos insulte
que nos vierta el rostro
que anochezca 

dejamos que llueva
que nos ahogue el  filo

de esa gota



*Leído en VII Festival de Poesía Joven Argentina; publicado en La Juntada 2015 (Antología), ed. La Guillotina, Colección “La mano de Cristal”.







jueves, 8 de octubre de 2015

VII Festival de Poesía Joven Argentina



Por acá, algo de lo sucedido el lunes pasado en las instalaciones de la Legislatura Porteña  de Buenos Aires, en el marco del VII Festival de Poesía Joven Argentina. Más que agradecida por la invitación, por la posibilidad de este encuentro, de esta gran experiencia, y por la oportunidad de conocer gente verdaderamente talentosa, muy humana y humilde. 


¡Hasta la próxima, Capital Federal!