| Las obras aquí compartidas corresponden a la propiedad intelectual de los autores y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright |

martes, 7 de enero de 2014

★infamador *





se pone a caminar con todas sus patas
con todas sus alas sueltas

se pone a sumarse los ojos
las cabezas
a erguirse las colas

los hilos del rostro se le enredan
se le escapa la correspondencia de las manos
no puede
ver bien el camino
ni abrir el sobre con los dientes

se pone a caminar
con todos sus costados incompletos
a seducir con la entrepierna todos sus otros
a barrer con la lengua
las palabras secas
que le dejaron las camas castas
que le dejaron las plumas arrancadas de los pájaros sueltos

en todos los márgenes
hay un niño derramado que lo sigue
para alcanzarle los rostros
para quemarle las cartas que dejó sin ensobrar
para salvarlo
de los arpones de los peces búho
que le retienen el peinado recogido y el caminar





“Don Juan" es un personaje literario arquetípico, configurado en la literatura española y con amplia descendencia en la narrativa europea. También llamado “burlador” o “infamador”, se trata de un osado seductor, transgresor de toda ley divina o humana. El personaje y su actitud vital, denominada genéricamente “donjuanismo”, ha inspirado a numerosos ensayistas, poetas y narradores de renombre mundial, que vieron en esta figura desde un inmaduro patológico y afeminado, próximo al narcisismo y a la homosexualidad, hasta una figura satánica y rebelde, típicamente romántica.
Don Juan Tenorio, por su parte, constituye un drama romántico - manifiestamente basado en el mítico personaje -escrito y publicado por el dramaturgo español José Zorrilla en 1844. Casi un siglo después, en 1949, el afamado pintor surrealista Salvador Dalí (1904 – 1989) confecciona exquisitos bocetos (como el que muestra la imagen que da sentido - de tenerlo o de buscarlo - al poema) tributando así al libertino protagonista de la obra de Zorrilla.



2 comentarios:

  1. que profundo... tanto, q casi me quedo ahi y no salgo más.

    ResponderEliminar
  2. qué bien, qué intenso que hayas experimentado esa sensación.. gracias por compartirlo, Fernando!

    ResponderEliminar