*Las obras aquí compartidas corresponden a la propiedad intelectual de los autores y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright*

martes, 30 de agosto de 2016

La Pregunta






Si no se sabe la respuesta, entonces
está bien preguntar por la pregunta preguntar
por la pregunta  /  si no, entonces
está bien si no se sabe preguntar cuál fue
cuál es cuál será entonces está bien preguntar
si no se sabe la pregunta  /  está bien la respuesta
si no se sabe / la respuesta es la pregunta
se sabe si no se sabe / la respuesta
es preguntar por la pregunta



Fabián Iriarte (de El punto suspensivo, 2014)






Fabián Iriarte (Laprida, 1963). Doctorado en Humanidades en la Universidad de Texas. Enseña Literatura Comparada en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Entre sus libros de poesía se cuentan: La mudanza (2009), Devoción por el azar (2010), Cuentas por saldar (2010), Las confesiones (2012), Litmus Test (2013), El punto suspensivo (2014) y Las causas del desconcierto (2016).




sábado, 27 de agosto de 2016

★suddenly




es que lo que yo quiero es salvarte, es eso.
hacer de tu miedo un vuelco
una fuente de cera ardida gastada en los centros y en las malas culpas
un globo embutido abandonado en un tapiz de púas;

puedo aguantar el peso de cada una de nuestras conciencias:
y es que lo que yo quiero
es contagiarme otro minuto de huracán en las manos
decirte algo que se pueda entender
como un fragmento
como un termómetro que inverna entre las piernas
mientras se rompe la piel
mientras buscamos el vaso de virtud
abierto de sed sobre la mesa

esta ciudad es insoportable
en todos sus cuerpos y en todas sus furias
en todos sus vicios
(sus enfermos hábitos)

sigue narrando sombras este sol sicario
sangrando la luz y el fuego;
siempre vendrá el falso espejo que forma con el guiño del asfalto
a mendigarnos nuevos pactos,
inéditos ojos con qué mirarnos el óxido de los candados

se abre la puerta y se escapa ya
la opacidad de las paredes
el monstruo de laberinto que antes manchaba los cuartos

se abre la puerta ya
y corremos
tan de repente se hunden los años que nos proscribieron
tanta es la prueba exigida;
y es que anunciamos
(coexistimos)
y es que lo que yo quiero es salvarte,

es eso.







viernes, 26 de agosto de 2016

hoy es #Julio




A veces me convenzo de que la estupidez se llama triángulo, de que ocho por ocho es la locura o un perro abrazado a la Maga, esa concreción de nebulosa, pienso que tanto sentido tiene hacer un muñequito con miga de pan como escribir la novela que nunca escribiré o defender con la vida las ideas que redimen a los pueblos. El péndulo cumple su vaivén instantáneo y otra vez me inserto en las categorías tranquilizadoras: muñequito insignificante, novela trascedente, muerte heroica. Los pongo en fila, de menor a mayor: muñequito, novela, heroísmo. Pienso en las jerarquías de valores tan bien exploradas por Ortega, por Scheler: lo estético, lo ético, lo religioso. Lo religioso, lo estético, lo ético. Lo ético, lo religioso, lo estético. El muñequito, la novela. La muerte, el muñequito. La lengua de la Maga me hace cosquillas. Rocamadour, la ética, el muñequito, la Maga. La lengua, la cosquilla, la ética.


De Rayuela, 1963.







le brasier




el río prendido con alfileres sobre la ciudad
te fija como una prenda
partiendo del anfión dócil
padeces todos los tonos encantadores
que vuelven ágiles las piedras



#GuillaumeApollinaire (le brasier, 1908)




miércoles, 24 de agosto de 2016

#Jorge




Mientras escribo me siento justificado; pienso: estoy cumpliendo con mi destino de escritor, más allá de lo que mi escritura pueda valer. Y si me dijeran que todo lo que yo escribo será olvidado, no creo que recibiría esa noticia con alegría, con satisfacción, pero seguiría escribiendo, ¿para quién?, para nadie, para mí mismo.


Jorge Luis Borges
(24/08/1899 – 14/06/1986)







miércoles, 17 de agosto de 2016

hay que buscarlo




en la eropsiquis plena de huéspedes entonces
meandros de espera ausencia
enlunadados muslos de estival epicentro
tumultos extradérmicos
excoriaciones fiebre de noche que burmúa
y aola aola aola
al abrirse las venas
con un pezlampo inmerso en la nuca del sueño hay que buscarlo
al poema
hay que buscarlo dentro de los plesorbos de ocio
desnudo
desquejido
sin raíces de amnesia
en los lunihemisferios de reflujos de coágulos de
espuma de medusas de arena de los senos
o tal vez en andenes con aliento a zorrino
y a rumiante distancia de santas madres vacas
hincadas
sin aureola
ante charcos de lágrimas que cantan
con un pezvelo en trance debajo de la lengua hay que buscarlo
al poema
hay que buscarlo ignífero superimpuro leso
lúcido beodo
inobvio
entre epitelios de alba o resacas insomnes de
soledad en creciente
antes que se dilate la pupila del cero
mientras lo endoinefable encandece los labios de subvoces que
brotan del intrafondo eufónico
con un pezgrifo arco iris en la mínima plaza de la frente
hay que buscarlo
al poema




En la másmedula, 1956.



Oliverio Girondo por Carlos Alonso. Exposición homenaje; Septiembre de 1970.



sábado, 13 de agosto de 2016

vamos de fuego en fuego




similitudes que soñás
lugares que no existen
pero vuelves a pasar
errores ópticos del tiempo
y de la luz

tanto pediste retener
ese momento de placer
antes de que sea tarde

vuelve la misma sensación
esta canción ya se escribió
hasta el último detalle

mira el reloj, de derritió
rebobinando hacia adelante te alcanzó
ecos de antes rebotando en la quietud

todo es mentira, ya verás
la poesía es la única verdad
sacar belleza de este caos
es virtud



Gustavo Cerati ( Déjà Vu, 2009)