*Las obras aquí compartidas corresponden a la propiedad intelectual de los autores y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright*

miércoles, 23 de abril de 2014

★Yo había tenido una vez un libro que hablaba






Yo había tenido una vez un libro que hablaba de las cosas como si fueran ciertas (como si fueran a escaparse). Lo había comprado en un mercado de pulgas y le había apretado los bordes de las páginas con un ganchito. Con la funda reciclada de una almohada le había decorado el lomo y los preliminares, con solapas de cuero y todo.
Yo había tenido una vez un libro así, de bolsillos en las manos. Nunca le alcanzaba para las notas en los márgenes. Dormía en un pedazo de árbol muerto que solíamos usar de biblioteca. Era sonámbulo. Se me quedaba cuchicheando un rato largo los devaneos de  la contratapa cada vez que se me daba por revisarle los índices. Si le acariciaba un poco el relieve de los títulos, ronroneaba. Sabía silbar en alemán los números romanos de todos los capítulos. Quería arrancarlos, decía. Prefería la anemia galopante de la sangría antes que el blanco desperdiciado de la mitad de la hoja.

Yo había tenido una vez un libro así, un libro que hablaba. Pero los libros no hablan, me dijeron. Y me quedé toda una noche entera mofándole crueldades al manojo de borradores que tenía sobre la mesa, insultándole la unión de cobre a los micrófonos aburguesados que le colgaban de los ombligos a la máquina de escribir.



foto: faena.com



No hay comentarios.:

Publicar un comentario