contacto: vanealmada@gmail.com | FB: Vanesa Almada Noguerón

*Las obras aquí compartidas precedidas por el símbolo corresponden a la propiedad intelectual de la autora y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright*

sábado, 21 de septiembre de 2013

★Ya me sospechaba yo lo de Rainbow Brite



Hallé un arco y un iris.
Hallé un arco invicto de goles de media cancha y un iris hormigoneándome el humor vítreo;
un Ella pegado con Klaukol al pubis
y otro engrampado al endocardio.

Hallé un abecedario incompleto de vocales.
Hallé un arco y un iris,
y me dio por enterrar un monumento de la última dinastía Inca y una planta de cannabis
en las puertas del Galicia y del BBVA.
Hallé a la señora del octavo piso vestida de Geisha diaguita
y a una mariposa daltónica cortando la leña de unos clavos de olor traídos de Indias.

Hallé los pelos del huevo en un anuncio de headandshoulders
y me dio por encontrarle a todos los pajares las agujas
y a todos los gatos las plumas y las quintas patas.
Hallé las flechas del arco/ del iris/
( montadas en plataformas de taco chino y con la ginebra destilada licuándosenos en la sangre)
y hallé otra vez a otro malo conocido peor que el bueno que venía pensando conocer.

¿Dónde pongo lo hallado?
¿Qué hago ahora con su nombre sin su nombre?

Enloquecemos en los embriones de nuestros propios huracanes meteóricos. 
Somos patrones de conducta ilegítima, legitimados de vez en cuando por el conductismo de turno.
Caminamos a saltos por las baldosas flojas del insomnio que hace tiempo que venimos llevando adentro.
Somos arcos con los tornillos de los iris flojos,
goles de media cancha (ejecutados siempre desde dentro del área).
Somos soluciones poco transitadas,
peatones no resueltos.



(Fragmento)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario