*Las obras aquí compartidas corresponden a la propiedad intelectual de los autores y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright*

sábado, 31 de agosto de 2013

★Final*




Estaba repleto. La majestuosa Copa refulgía con intensidad su dorado cuerpo y descansaba junto a las medallas. Las voces extasiadas completaban el creciente espectáculo. Se respiraba euforia. Los once de verde emanaban sudor y silencio, al igual que los once de blanco y celeste. Las banderas flotaban en el corroído aire y las luces se mostraban crueles y filosas. La platea cantaba alguna especie de aliento improvisado. El marcador iluminaba un nocivo 2-2. Lloviznaba apenas, mas el calor era intenso y se divisaba con nítida claridad la totalidad del campo. Quedaban poco más de dos minutos de juego. El muchacho con el 20 en la espalda había recibido el balón cuando uno de los verdes lo interceptó con violenta brusquedad. El golpe pareció perfecto. Hice sonar el silbato y corrí hacia él.  Los paramédicos se hicieron humo en un segundo llevándose consigo al 20. Gritos. Insultos. Peleas. Alguien me hablaba de forma severa pero impersonal. Unas cuantas personas aparecieron y obligué a todos a dispersarse y a volver a sus lugares. Los espectadores enloquecieron. Todo a mi alrededor había explotado y ahora solo quedaban 40 segundos. La Final del Mundo. El 9 de los rayados acomodó la esfera para ejecutar el penal que yo había osado marcar. El portero de los verdes se concentraba en silencio y dirigía una fulminante mirada al 9. De pronto, el mundo había enmudecido y se había puesto de pie. Apenas fui consciente de ello, cuando ejecuté aquel sonido irritante y caí muerto en el césped.
                                                   


*Relato breve; galardonado con el primer premio en el Certamen Internacional Poesía de las Américas; Septiembre de 2008.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario